Sor Juana Inés de la Cruz, una mujer que brilla con luz propia

México es un país que no solo resguarda una historia imponente, historia que aún trasciende y es de interés para propios y extraños. Es un país con una belleza multicultural y cuenta con una de las biodiversidades más importantes a nivel mundial.

Historia, bellezas naturales y una amplia cultura es lo que nos enorgullece de México. Este país también ha sido cuna de muchas personalidades de todos los géneros que le han dado y le siguen dando  riqueza al mundo, ya sea por sus aportaciones o inversiones.

Incluso ha sido cobijo, resguardo y hogar de personalidades de carácter mundial. Sí, eso es México.

Tierra de hombres y mujeres trabajadores, productivos y creativos.

Y en esta ocasión quiero brindarle un pequeño tributo a una de las musas de las letras más importante y representativa, no solo de su época, sino del país y hacia el mundo.

sor-juana1

Me refiero a Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, mejor conocida como Sor Juana Inés de la Cruz, nacida en San Miguel Nepantla, Estado de México y que viera la luz un 12 de noviembre de 1648.

Sor Juana es una de las figuras más representativas de la pluma mexicana. Más no solo sabía escribir soberbiamente.

Era una mujer de temperamento decidido y amaba aprender, estudiar. Solo basta saber que en su celda, llegó a tener más de 4,000 volúmenes, junto con instrumentos musicales, mapas y aparatos de medición.

Por ello, llegó a tener conocimientos profundos en lengua, filosofía, mitología, historia, teología, música, pintura, astronomía, matemáticas y como toda buena monja, hasta de cocina. Y esto es solo unas de las disciplinas más representativas y favoritas de nuestra ilustre Sor Juana.

Su historia comienza por ser hija natural y fue criada con su abuelo materno Pedro Ramírez.

A veces los genios dejan ver desde muy temprana edad su genialidad y Sor Juana lo hizo cuando con apenas 3 años de edad ya tenía la capacidad de leer. Cuando tenía 8 años hizo su primer escrito para la fiesta de Corpus y tenía un ferviente deseo por estudiar la Universidad.

Era tal su amor al estudio y a las letras que no le vio ningún sentido a casarse y después de ser por mucho tiempo cortesana, decidió ingresar a un convento donde pudo darle rienda suelta a todo su poder creativo.

El resto es toda una biografía de una de las mujeres más influyentes en cuanto a letras se refiere y sobre todo lo que nos ha legado.

Alrededor de Sor Juana se yerguen muchas historias, lugares importantes y trabajos excepcionales, por ello se ha creado toda una ruta, La Ruta de Sor Juana, por el Estado de México.

tlalmanalco

Este recorrido, que se realiza en dos días, comienza en Tlalmanalco, bajo el arrullo de la mujer dormida, los parques ecoturísticos San Juan Atzacualoya y el de Dos Aguas.

Lo ideal es pedir mayor información a la Dirección de Educación, Cultura, Fomento al Deporte y Turismo y con ellos concretar la planeación de esta visita.

En mi caso, que me encuentro lejos de la Ciudad de México y con una salida a esta enrome ciudad, decidimos aprovechar esta visita y nos alojaremos en el Hotel Aeropuerto D.F., para aprovechar ambas cosas.

La idea es no dejar pasar la oportunidad de conocer esos lugares y esos parajes que fueron cómplices, inspiración y resguardo para crear las obras literarias de nuestra Sor Juana Inés de la Cruz.

centro_tlalmanalco

[ssba]