Nuestra nueva habitación

Hace un par de meses mi pareja y yo decidimos renovar las habitaciones. Son cuartos gemelos y uno de es de nosotros y el otro es para el nuevo integrante de la familia que aún viene en camino.

Estas habitaciones estaban en muy mal estado: no tenían piso, sólo el concreto. La pintura de la pared estaba muy desgastada y las cortinas muy sucias a pesar de lavarlas con regularidad. Uno de los detalles de las habitaciones es que tiene un clóset corrido que abarca los dos cuartos. Este mueble de madera fue clavado a la pared en lo que antes era un balcón, pero como todo lo demás, la madera estaba muy gastada y el espacio se desperdiciaba mucho.

Cuando reunimos el dinero fuimos a comprar todo lo que necesitábamos para comenzar con la nueva decoración. Para la pintura escogimos una combinación de colores cálidos como naranja y café. Para la habitación del bebé decidimos colores pastel como amarillo y blanco. Las cortinas se compraron con adornos no muy ostentosos y cuando llegamos a la parte del suelo, no nos decidíamos entre alfombra o piso. Uno de los trabajadores, al ver que estábamos en un dilema, nos hizo una serie de preguntas y nos recomendó visitar la sección de pisos laminados.

Yo quedé encantada al instante: la decoración en madera haría que nuestras habitaciones se vieran elegantes y lo mejor de todo era que la limpieza sería fácil y rápida, ya que al no ser madera real, no tendríamos que comprar limpiadores y abrillantadores especiales.

Nos decidimos por unos de color suave, que contrastaría perfecto con la pintura de las dos habitaciones. Concluimos quitar el closet y utilizar el mismo piso  en ese espacio que agrandó considerablemente los dos cuartos.

La instalación del piso fue sencilla, rápida y sin contratiempos y el resultado fue maravilloso. Los cuartos gemelos comenzaban a tomar forma. Compramos un par de muebles que entraron perfectamente en el espacio donde antes estaba el closet y la pintura levantó mucho el color del piso.

Al terminar la decoración, me sentí satisfecha con el objetivo logrado. El nuevo miembro de la familia disfrutará mucho su nueva habitación.

[ssba]