Mis inicios con los doramas

El fin de semana pasado, después de caminar por varios locales en División del Norte especializados en venta de pisos de mármol, salí con una de mis mejores amigas para ponernos al día y aunque estuvimos platicando de diferentes temas y nos pusimos al corriente de todo lo que ha acontecido en nuestra vida recientemente, no pudimos dejar de lado hablar de lo que nos gusta mucho y el motivo por el cual nos conocimos: los doramas.

Recuerdo que cuando estaba en la universidad yo platicaba con unos compañeros sobre una serie japonesa llamada Yamato Nade shiko Shichi Henge y estos compañeros no prestaban atención a lo que yo les contaba. Fue entonces cuando la que actualmente es mi amiga, se acercó para mencionarme que ella también había visto la serie. Como mis compañeros me ignoraron, decidí platicar con esta chica.

Resultó que ella había visto muchos doramas japoneses, coreanos y hasta taiwaneses ya que le gustaban mucho. Yo no conocía muchos títulos por lo que me recomendó algunos e incluso, al siguiente día, me llevó algunos en una USB para que las viera en mi computadora o en una pantalla.

Pero antes que nada, ¿Qué son los doramas? Originalmente son series asiáticas de origen japonés. El nombre real es dramas pero como los japoneses no pueden pronunciar esa palabra, la adaptaron a doramas. Son novelas que retratan diferentes temas como romance, suspenso, comedia y policiacas. Se caracterizan por ser de una sola temporada y con pocos capítulos, aunque existen algunas históricas que presentan más de cincuenta. Actualmente está palabra ya se ha utilizado para las novelas asiáticas en general, especialmente las coreanas ya que todo lo que el país comercializa ya sea maquillaje, películas, música o novelas, está en su total apogeo.

Lo que ha hecho famosas a estas novelas, o doramas, son sus historias de amor simple, lindo y romántico aunque el problema es que retratan a la mujer como una persona infantil a la que le pasa todo y debe aguantarse a lo que el hombre diga o haga. Recordemos que Asia sigue teniendo una sociedad machista por lo que los doramas son un claro ejemplo de cómo se vive en ese país o como es que les gustarían vivir.

Personalmente me gustan más las japonesas, aunque las actuaciones de los personajes quieran asemejarse a personajes de anime, por lo que son exagerados, e incluso bobos, especialmente las chicas.

Pero las coreanas también tienen lo suyo. Además de presentar a una mujer boba y dejada por el hombre guapo en cuestión, tienen historias muy lindas en su interior.  Son romances que a toda mujer le encantaría tener y que son imposibles primero porque no nos dejaríamos y en segundo porque esas situaciones no suceden en la vida real. Pero soñar no cuesta nada y es por eso que existen historias como estas.

Existen doramas dobladas al español, incluso algunas las sacaron en televisión abierta. Actualmente he visto más de 200 historias que ya contaré en alguna otra  ocasión.

[ssba]