MH-17

El sábado pasado, al regresar de una tienda de venta de sillas plegables con un buen cargamento, decidí colocar mis sillas en la bodega, donde tengo muchas cosas que guardo; sin embargo, todo lo que está ahí lo volvemos usar y no dejamos que nada ahí se pudra o se venga a menos.

Sin embargo, hay excepciones, como en cualquier otro lugar, lo que significa que hay cosas en nuestra bodega que no vuelven a usarse, como lo es el caso de el periódico que ahí se guarda; no obstante, el periódico que ahí reside no es mucho, ya que solo se guardan ahí las noticias de suma relevancia, debido a que tengo la tendencia a regresar a eventos importantes, ya que me he dado cuenta que el pasado siempre es clave para entender el presente y descifrar el futuro.

Al dejar las sillas en aquella bodega, encontré un periódico cuya portada tenía, en letras grandes, un encabezado con la noticia del derribo del vuelo MH-17 MALASIA AIRLINES, donde casi 300 pasajeros murieron.

mh-172

Esta noticia, aunque fue muy grande en su momento, desapareció rápidamente de los periódicos, radios y televisoras de noticias, algo que aunque es ridículo, es muy entendible, tomando en cuenta el tipo de prensa que tenemos en el mundo occidental, una prensa que transmite lo que le conviene y lo que no, simplemente lo omite.

La razón por la cual las grandes cadenas occidentales han decidido olvidarse de este acontecimiento es simplemente debido a que demuestra la debilidad occidental y su inhabilidad para enfrentar a las amenazas rusas, mostrando también así la gigantesca ineptitud de la Unión Europea, así como de la OTAN.

Este acontecimiento sirvió para dar un ultimátum a la Federación Rusa, debido a que se perdieron nada más y nada menos que 205 ciudadanos de la Unión Europea.

El derribo de esta aeronave es un evento del que nadie sabe mucho y del cual, pese a que se hizo toda una investigación, no hay resultados perfectos y objetivos sobre aquel acto bélico contra vidas inocentes, un verdadero crimen contra la humanidad.

Las autoridades rusas afirman que la aeronave fue derribada por el ejército ucraniano, quien combate sangrientamente a las fuerzas separatistas que ocupan las ciudades de Donestk, Lugansk y Harkiv.

Las autoridades ucranianas, por su parte, dicen no tener la tecnología necesaria para derribar una aeronave volando a tal altitud, una tecnología solo poseída por el ejército ruso, como es el caso de sus misiles antiaéreos S-300, S-400 y S-500, diseñados originalmente para contrarrestar un ataque nuclear.

En una entrevista que se hizo hace tres semanas a las autoridades ucranianas, se dijo que el plan ruso era aún peor del que se llevó acabo, ya que este consistía en tirar a un avión ruso para justificar una invasión absoluta del territorio ucraniano. Un plan que salió terriblemente mal.

[ssba]