La nueva época dorada de la aviación

 

El viajar se ha hecho cada vez mucho más sencillo desde que los medios de transporte existen y evolucionan.

Con la llegada del avión, hubo un cambio radical con respecto a la movilidad y la rapidez.

Si bien en un comienzo era más que prohibitivo para un gran sector de la sociedad, hoy existen alternativas para todos.

 

Bien puede ser desde la adquisición de un boleto en una aerolínea de bajo costo hasta la venta o renta de aviones privados.

Por otro lado, para muchos el viaje aéreo no es ahora un privilegio y, en la sociedad moderna, es más una necesidad.

Mucha gente viaja por negocios y por lo tanto se han abierto varias opciones para volar.

Ciertamente las aerolíneas están buscando cada vez más reproducir las mejores experiencias de la edad de oro para los viajeros de negocios.

Seguramente recordarás que por aquella época dorada de la aviación existía una división muy marcada entre la primera clase y la clase turista.

Ante la gran competencia que existe en este mercado, las aerolíneas comerciales están buscando la forma de diferenciarse para captar clientes.

Por ejemplo, la firma Air France lanzó una campaña publicitaria que fue positivamente retro al usar los gráficos de la edad dorada ofreciendo un kit de viaje como los que tenían cuando el Concorde y a su público le gustó.

De hecho, detalles como las cortinas que dividen las áreas de asientos presentan ese espíritu de alta costura de los años 50 en donde evocaron la emoción relacionada con dichaa edad de oro.

Todo esto fue con el fin de ofrecer un distintivo ante la competencia, la cual es dura y ofrecer a su cliente la mejor relación calidad-precio.

Del mismo modo, un reciente anuncio de Emirates destaca el tipo de experiencia sobre los viajes de negocios en donde un barman mezcla unos cócteles con el lema “Make Friends in High Places”.

Tales beneficios no son infrecuentes en el extremo superior del mercado, de igual forma, las comodidades de la tecnología digital en particular permiten nuevas mejoras para aquellos que vuelan por negocios.

Otro ejemplo es lo hecho por Virgin Atlantic, que ofrece servicios como spas en los aeropuertos y traslados de limusina, todo ante esta nueva “edad de oro” donde ya no se limita solo a la aeronave, siendo así este tipo de servicios como la norma de la industria.

Esto es que, algunas personas sólo quieren ir de A a B con el precio más barato.

En cuanto a los viajeros de negocios, que toman un enfoque más racional, es menos acerca de esa idea romántica de volar como la idea de comprar tiempo, bienestar y garantías que serán atendidos.

Luego hay un grupo cada vez mayor de clientes que quieren pagar extra para ser tratados de forma  especial y obtener ese sabor de la edad de oro llegando entonces a comprar ese boleto exclusivo en una aerolínea comercial.

Y existen un grupo aún más selecto que recurren a los servicios especializados de empresas que ofrecen la renta de aviones privados para llevar sus vuelos más allá de lo comercial.

 

[ssba]