Guerra con E.U.A. II

El día de hoy, finalmente terminé unos diplomados en medicina general, cuya duración fue de tres años en total, si es que contamos los 18 módulos que cursé desde principio a fin; módulos aunque excelentes, bastante pesados, ya que las examinaciones se llevaban acabo dos veces al mes, lo que significa una vez cada dos semanas, debido a la gran cantidad de información que ahí se otorgó a todos los estudiantes.

Al terminar exitosamente esta serie de diplomados, naturalmente me puse muy contento; sin embargo, no es tan fácil mantener una felicidad demasiado elevada hoy en día, especialmente si somos personas quienes gustan o tienen la adicción viciosa de escuchar las noticias por todas las fuentes posibles. Yo soy uno de esos desafortunados.

bomba_atomica_by_kamikaze_3d-d4my7hd

Al estar gozando aquel día de mi liberación momentánea de severo estudio, escuché las noticias en CNN sobre algunas opiniones en el congreso norteamericano y en sus altas esferas sobre una posible guerra con México, una guerra que todos sabemos que resultaría catastrófica para el país al sur del Bravo, debido a que no competimos ni en un paso en una carrera de 20 millones.

El proceso bélico comenzaría con un ultimátum con motivo del muro, un ultimátum que duraría al menos tres días, tiempo durante el cual los norteamericanos infiltrarían nuestros sistemas de inteligencia para retocar los detalles que ya saben, como el número de efectivos de los ejércitos mexicanos; su armamento y la procedencia del mismo; la condición de sus caminos y arterias viales principales; la posición de las tropas de sus vecinos; la capacidad de desplazamientos y logística de sus adversarios;  las coordenadas de sus plantas de luz y agua; la posición de las bases militares mexicanas; la localización de sus bases aéreas o pistas de aterrizaje clandestinas; la capacidad de combate frontal, de soporte o antiaéreo de los buques aztecas y la localización de sus abastecimientos de combustible.

Una vez contando con esta información, se llevaría a cabo una campaña aérea intensa para acabar con los blancos ya mencionados, a modo de paralizar el reducido esfuerzo bélico del ejército mexicano, al mismo tiempo de consolidar un bloque naval para paralizar las importaciones y exportaciones.

guerra-con-irakLa campaña aérea sería seguida por invasiones terrestres, efectuadas por el ejército y la marina estadounidenses, con soporte aéreo de helicópteros, tanques y carros armados, actuando en conjunción por tres frentes distintos a través del Río Grande, más desembarcos en puntos estratégicos en Guerrero, Veracruz  y Yucatán, donde avanzarían hacia la capital, tomando ciudades y caminos claves para cortar la retirada o frustrar el avance de los lastimados ejércitos aztecas, quienes serían rodeados en cada ofensiva y tomados prisioneros, para después construir el muro como esclavos.

La resistencia mexicana sería un tema muy difícil y habría que pelear en guerra de guerrilla y pegándoles en el tema psicológico a los soldados estadounidenses, para hacerles desear nunca haber abandonado su patria.

[ssba]